miércoles, 6 de febrero de 2013

Imagina


Imagina que el tiempo
no es más que una quimera,
un vendaval de sueños,
una trampa letal,
y que tú y yo,
así, vencidos,
-o desnudos, tal vez-
ya no somos dos extraños.

Imagina.